↑ Volver a Principios

Alternativa al capitalismo

Y por tanto, defensa del ecologismo, el decrecimiento, el antidesarrollismo, la sostenibilidad y el territorio. En todos los sentidos, desde lo cultural hasta la producción y el intercambio; desde lo más material como el jabón y la mermelada, hasta lo más intangible como los cuidados. Búsqueda siempre de la forma de producir e intercambiar al margen del trabajo asalariado, las empresas capitalistas, el Estado y el dinero. Cuando sea imposible, buscar el mal menor (cooperativas, monedas sociales), pero tendiendo siempre hacia una economía comunal y el apoyo mutuo. Fomento de la creación de recursos propios fuera de las relaciones capitalistas de producción. Uso del precio libre – que no gratis, sino justo, para quien produce y para quien consume.