Pequeña gran victoria de nuestro compa Jose Pedro y su familia

Fuente: https://asambleadecarabanchel.org/2021/04/04/pequena-gran-victoria-jose-pedro-su-familia-se-quedan-tras-arrancar-nuevo-contrato-alquiler/

Tras una larga lucha, nuestro vecino José Pedro, su compañera y sus 2 hij@s pequeños se quedan en su casa tras llegar a un acuerdo con el fondo buitre Fidere/BlackStone. Evitan así el desahucio de su vivienda cuyo procedimiento Fidere había iniciado ya.

Sigue la información en #JosePedroVSBlackstone #JosePedroSeQueda

José Pedro vive con su compañera y sus 2 hij@s de 10 y 8 años de edad. La vivienda que habitan es una vivienda social que les fue adjudicada en 2012 por la Empresa municipal de la Vivienda y el Suelo (EMVS) dependiente del Ayuntamiento de Madrid. En 2013 esa vivienda pública, junto con otras muchas, fue vendida por el ayuntamiento de la capital al fondo buitre Fidere/Blackstone en un proceso de dudosa legalidad que aún está pendiente de dirimirse en los tribunales de justicia. Este fondo buitre, que es el mayor propietario de vivienda del mundo, no ha dudado en subir el alquiler a sus inquilinos e inquilinas acabando completamente con el carácter social original para el que se crearon estas viviendas. José Pedro y su familia no se pueden permitir una vivienda a precio de mercado ni al precio de alquiler que les exigía Fidere, el nuevo propietario de su vivienda. José Pedro está en situación de desempleo y no recibe ningún tipo de subsidio y su compañera trabaja en una gran superficie comercial a jornada parcial. Fidere /Blackstone ya había conseguido de un juzgado una primera orden para desahuciar a José Pedro y toda su familia, aunque esta logró paralizarse temporalmente en enero de 2020.

Desde distintas organizaciones y colectivos sociales del distrito nos hemos unido en una campaña para exigir al fondo buitre que desista de su intención de desahuciar a esta familia. A principios del año pasado se realizaron asambleas populares en el bloque de José Pedro y unas primeras movilizaciones que la pandemia y el confinamiento ligado a esta, paralizaron temporalmente.

Sin embargo como explica José Pedro en una carta (la puedes leer integra más abajo) “el año pasado empezaron los primeros contactos indirectos con los buitres de Blackstone a través de compas del movimiento de vivienda. Después de este tiempo, en los últimos meses, (…) y tras unos cuatro años desde que decidieran estos saqueadores expulsarnos directamente [Fidere], empiezan a tener prisa por que lleguemos a un ‘acuerdo’”.

Finalmente, a finales del pasado marzo, José Pedro y Fidere han firmado un nuevo contrato, “algo más asequible que lo que exigían originariamente, para intentar ofrecer una estabilidad y tranquilidad a nuestrxs peques. Ya que por perder, perdimos hasta el miedo hace bastante tiempo”.

Aún reconociendo la pequeña gran victoria que significa que la lucha de un vecino contra la brutal subida del alquiler que le quería imponer uno de los principales fondo buitre del mundo, José Pedro valora que “no nos hace ninguna ilusión firmar con esta mafia tras saber que hemos perdido personas como Jordi en Cornellá u otro vecino, sin ir más lejos, en nuestro propio barrio en 2017 por este cáncer. O las decenas de vecinas que han sido igualmente violentadas y desahuciadas de sus viviendas aquí en Carabanchel y en otros barrios y municipios de Madrid, y en todo el Estado. Nuestra conciencia nos pide más lucha, más guerra”. Pero, matiza, “no puede recaer toda la responsabilidad de la lucha contra este expolio o por la reversión de este atropello, en mi familia”. Firmó el nuevo contrato por que “tenemos la responsabilidad sobre dos peques, que al igual que muchxs otrxs, no tienen culpa alguna ni tan siquiera comprenden bien porqué este jodido mundo se empeña en fastidiar a quién sólo quiere vivir justamente. Y son por quienes debemos cuidar especialmente”.

José Pedro y su familia agradecen la solidaridad y apoyos recibidos “Existen compas, vecinas, organizaciones y espacios sociales de barrio que se preocupan y ofrecen su solidaridad, tiempo, experiencia y apoyo haciendo que vivir aquí, y compartir luchas, merezca la pena. Sin ellxs el barrio, y algunos logros, no serían posibles tal y como son. Nos gustaría mencionarlxs a todxs, pero sería muy extenso además de correr el riesgo de olvidarnos de alguien seguro. A todas ellxs queremos dar las gracias y felicitarlxs”.

Pero no da por terminada la lucha ya que “Seguimos. Pues todavía queda mucho para garantizar el derecho a techo para todo el mundo”.

Carta de José Pedro:

“Buenas Compas, Vecinas,…. y un largo etc!!

Disculpadnos por este tiempo en el que no hemos informado sobre nuestra situación. Ha cambiado mucho el día a día de toda la vida. Las acuciantes necesidades que se han incrementado en el último año a nuestro alrededor hemos creído mucho más prioritarias ante otras cuestiones.

El año pasado empezaron los primeros contactos indirectos con los buitres de Blackstone a través de compas del movimiento de vivienda. Después de este tiempo, en los últimos meses, viendo la actual situación que se vive con la profunda degradación de las condiciones de vida de gran parte de la sociedad, ya de por sí precarizada permanentemente, por este sistema inhumano y salvaje; con letargoso y forzoso proceso de devolución de idéntico expolio de patrimonio público al nuestro; incipientes propuestas contestatarias como huelga de alquileres; encendido y polarizado debate público sobre efectiva regulación del alquiler;… entre otras cosas, y tras unos cuatro años desde que decidieran estos saqueadores expulsarnos directamente, empiezan a tener prisa por que lleguemos a un “acuerdo”.

No nos hace ninguna ilusión firmar con esta mafia tras saber que hemos perdido personas como Jordi en Cornellá u otro vecino, sin ir más lejos, en nuestro propio barrio en el 2017 por este cáncer. O las decenas de vecinas que nos han sido igualmente violentadas y desahuciadas de sus viviendas aquí en Carabanchel y en otros barrios y municipios de Madrid, y en todo el Estado. Tampoco conociendo el corrompido y apestoso sistema judicial que lleva, por ejemplo, un año y medio para comenzar el juicio oral que revierta, a todas luces, las viviendas expoliadas a la EMVS a manos públicas definitivamente. Nuestra conciencia nos pide más lucha, más guerra. Pero tenemos la responsabilidad sobre dos peques, que al igual que muchxs otrxs, no tienen culpa alguna ni tan siquiera comprenden bien porqué este jodido mundo se empeña en fastidiar a quién sólo quiere vivir justamente. Y son por quienes debemos cuidar especialmente. Firmamos un contrato, algo más asequible que lo que exigían originariamente, para intentar ofrecer una estabilidad y tranquilidad a nuestrxs peques. Ya que por perder, perdimos hasta el miedo hace bastante tiempo.

Seguimos. Pues todavía queda mucho para garantizar el derecho a techo para todo el mundo. Sobre todo porque aunque en este problema haya habido personas, vecinxs, organizaciones y administraciones públicas –de ¿distinto signo? – que han utilizado el sufrimiento de este atropello –que lejos de ser excepcional e irrepetible se empecinan en volver a repetir– para lucrarse, venderse, posicionarse,… dejando a la inmensa mayoría de las afectadas desamparadas. Existen compas, vecinas, organizaciones y espacios sociales de barrio que se preocupan y ofrecen su solidaridad, tiempo, experiencia y apoyo haciendo que vivir aquí, y compartir luchas, merezca la pena. Sin ellxs el barrio, y algunos logros, no serían posibles tal y como son. Nos gustaría mencionarlxs a todxs, pero sería muy extenso además de correr el riesgo de olvidarnos de alguien seguro. A todas ellxs queremos dar las gracias y felicitarlxs.

Seguimos!!”

¡Enhorabuena Jose Pedro y familia, de todxs tus compas de la Eko!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.